El reflejo

El prado de Proserpina


En esta jaula yo me hallo, 
poseído por tus livianas rejas,
 atrapada por esta llave
 dorada que yo poseo
y que te entrego 
sin usar.

Camille Claudet

En el cielo de tu boca callada 
yo quisiera morir sin aire,
 entre tus manos frías, 
sobre tu mirada altiva,
en tu donaire. 

Y no quiero libertad ancha que me llevare
 lejos del reflejo de tus besos...
Quiero yo, sólo yo quiero esta pesada cadena,
 que entre mi amor y tu indiferencia
 me aprese fuerte o me escupa lejos.

Mas allá a lo lejos, 
en tus pensamientos fríos,
 en tus adentros...
 sólo vive la muerte mía; 
y es que este amor nos es mas
 que del puro amor reflejo.



Publicar un comentario