El gorrión

Por la baranda del cielo...

Te alejas y me alejo... 
y entre los dos, 
como alfombra se extiende,
 el vacío oscuro y solo del universo...

Te vas y subes y bajas,
 enredando las nubes pasajeras, 
dibujando con la caricia de tu sombra
 los recodos de mi alma, 
arrinconando mis miedos...

Marcos Beccari



Hermosa es tu presencia,
 hermosa es tu ausencia...
 mi amigo, mi diablo, mi ángel, 
mi ave rapaz o quizá gorrión
 de dorada miel y acero. 
Alma mansa que todo lo arrasa, 
y que engaña a la vista atenta 
y hasta al propio entendimiento.

Como aire te trasmutas
 y me trasmutas en lo más alto 
y me convences al mismo tiempo,
 para ser el amante rescoldo
 de tu hundido averno.

Vayan y vengan por siempre pues
 sobre mi sombra las caricias
 de tus pensamientos,
 y vengan y vayan tus besos al aire,
 y despeinen las espinas de las rosas
 color de sangre...
 y de los corceles negros 
sus ecos sean por la eternidad
 tus amorosos versos
 cuando por mi los entregues 
al vertiginoso aire...