Las cóncavas esquinas del tiempo






Sólo es un sueño...
y dormida me hallo
 por las esquinas
 del mundo,
los tejados del cielo
 veloz rasando,
 escudriñando en lo profundo...

Y vainicas tejo
con las hebras de tus ojos sobre mis versos,
que son del color de tus miradas
cuando se derraman a bocanadas
 de amor intenso...


Hemos buscado sin éxito el autor de esta hermosa imagen. Si alguien lo conoce agradecería nos lo hiciera saber mediante comentario. Gracias

Y cosiendo estoy 
tus caricias de duermevela
con los hilos blancos 
de esta luna llena;
mas se trenzan entonces
 las crines de tu jaca buena
sobre mi cielo plomizo y negro
  de primavera.

Me vuelvo y vuelvo en el lecho, y sueño sueños que me elevan mucho más allá de los serios techos. Deseo futuros perfectos que sobrepaso y dejo sin usar y maltrechos; y trepo peldaños empinados a cuatro patas y con engaños para acabar bajando a los barrancos secretos. Recorriendo voy los senderos al ritmo de una respiración desigualada;
canto, trabajo, camino y beso; y sé porque lo sé, que es todo esto un fiel engaño que pronto o tarde me hará caer incendiada a los infiernos.

 ¿Dónde me lleva esta corriente?
 ¿Dónde me arrastra?
 ¿Qué despertar me aguarda
 o no me aguarda
 tras de las cóncavas esquinas
 del alargado tiempo?

Sin sentir

Esse Imaginaria


El vacío que me cubre está repleto de luces
 naranja y negras, rojas y amarillas...

 Es un vacío cálido, 
y es acogedor abrazo;
es serena soledad
 mi compañía...


Agnieszka Lorek


Sobre mi atalaya, 
no demasiado alta, 
quizá sí profunda y quieta; 
puedo respirar todas las fragancias, 
escuchar todas las quejas; apetecibles estas, inservibles aquellas...

Y es tan dulce el transcurrir...
 tranquila compañía es la del revoloteo nervioso y sencillo de los gorriones grises y sin trinos, la de la paloma muda que alta y sola vuela...

Desde mi profunda atalaya puedo ver lo que pasa en los túneles umbríos de los corazones, lo que nadie ve, lo que nadie busca... la mentira derramada que nadie esconde.

Y presto sobreviene el fin,
 mas no tiene más oficio
que el tiempo discurrir, 
y acaecer a cada uno
 en el gesto inoportuno
 de quien nunca supo ver
ni quiso sentir.


Abstracción






Es fresca el agua
es cálida la mañana, 
algo brilla al fondo
al fondo brilla de mi alma...


Olbia Lula



Piedra como tantas quizá,
 o el cadáver gracioso de una sirena
 de betas blancas, doradas y naranja intensas
 que brillan y llaman sobre una negra tela.

 Bajo el agua fresca 
 que lo vulgar hace vuelo de seda,
cantan su canto encantado
las siete sirenas;
mas la octava, Partépone, 
murió de pena,
pues nadie perder la vida
 quiso por ella...

Y fue fresca la alborada
y cálida la mañana intensa, 
y algo brillaba al fondo,
al fondo brilló del agua
 la que fue sirena...